Invitado este miércoles por la Comisión de Hacienda de la Cámara de Representantes, el rector Roberto Markarian ofreció los aportes de la Universidad de la República (Udelar) en plan de reformular el Fondo de Solidaridad (FDS).

Las recientes modificaciones legislativas no solo podrían provocar una reducción en la cantidad de becas, sino también afectar el financiamiento de importantes obras edilicias universitarias, planteó el rector en el encuentro.

Markarian concurrió al Parlamento acompañado por la directora general de Planeamiento, Alba Porrini, el asistente académico de Rectorado Jorge Tróccoli, y el representante de la Udelar en la Comisión Administradora del FDS, Atilio Morquio. Al culminar expresó que «la reunión fue auspiciosa», y que contó con la presencia de casi todos los integrantes de la comisión.

Con la última Rendición de Cuentas, hace pocas semanas, el Parlamento aprobó cambios que preocupan a la Universidad, indicó Markarian. Si bien el Consejo Directivo Central de la Udelar declaró en abril de este año que el FDS «debe ser reformulado», y que la forma de recaudación no puede ser inequitativa, las modificaciones deben realizarse atendiendo a la importancia que tiene el sistema de becas, aclaró. En primer lugar, la delegación universitaria presentó a los diputados varias cifras que evidencian el peso del FDS en la promoción del acceso a la Universidad. La cantidad de becas que se otorgan a estudiantes de la Udelar muestra un crecimiento sostenido: 7.857 en 2015, 7.946 en 2016 y 8.232 en 2017. Estas cifras representan 8 % de toda la población estudiantil universitaria.

El rector destacó ante la comisión que el FDS es «un sistema que favorece la participación de estudiantes del interior y de las mujeres». Al analizar su distribución se comprueba que cerca del 85 % de los becarios son del interior y 72 % son mujeres. Las proporciones evidencian el valor del fondo en la generación de equidad, porque si se considera toda la población universitaria, solo el 16 % proviene del interior, mientras que 66 % del total son mujeres, explicó. Markarian subrayó una cifra que «impresiona: 17 % de los egresados fueron alguna vez becarios del fondo». Todos estos «son datos rotundos sobre la importancia del sistema de becas», completó.

Con respecto a la contribución Adicional al FDS, destinada a financiar obras de infraestructura de la Udelar, remarcó que aporta la mitad de los fondos utilizados para las obras que se ejecutan en 2017 y en 2018. Entre ellas se encuentran los edificios del Área de la Salud que se construyen en el Parque Batlle, la nueva Facultad de Veterinaria, varias obras en el interior y algunas en Facultad de Ingeniería.

Las modificaciones expresadas en los artículos 271/273 de la última Rendición de Cuentas establecen que los egresados dejen de contribuir luego de 25 años de aportes, en lugar de 35. También cesará el pago de quienes cumplan setenta años o de quienes accedan a una jubilación, incluso si continúan con actividad profesional remunerada. Este punto en particular abarca a un buen número de egresados que se jubilan por la Caja Profesional, la Caja Militar u otras, y que podrían dejar de aportar al FDS a una edad bastante inferior a la que se establece para las jubilaciones del BPS, explicó Markarian.

Con respecto a la remuneración que pasará a recibir el funcionario de mayor jerarquía del FDS, el artículo 273 plantea que «deberá ser igual o inferior a la remuneración nominal que por todo concepto percibe un prorrector de la Universidad de la República». En relación con esto Markarian señaló que «el salario de un prorrector está regulado por una ordenanza universitaria, por tanto legalmente no tiene peso para determinar el de un jerarca del fondo».

El rector repasó ante los legisladores la evolución que tuvo la normativa que rige el FDS: la creación del fondo (Ley 16.524) fue aprobada en 1994, durante el gobierno de Luis Alberto Lacalle; la contribución Adicional (Ley 17.296) se aprobó en 2001, en el gobierno de Jorge Batlle. Posteriormente se incorporaron modificaciones en cinco oportunidades al aprobarse leyes de Presupuesto Nacional o de Rendición de Cuentas.

La Universidad tiene «disposición total para participar en un proceso de revisión de la forma de recaudación del fondo», ofreció el rector. La votación de los últimos artículos que lo modifican fue «apresurada» y sus posibles consecuencias no fueron valoradas adecuadamente. La Universidad espera que con ellas no disminuya el número de becas y que las obras de infraestructura puedan concretarse. El orden de egresados y otros colectivos de contribuyentes ya presentaron propuestas ante comisiones parlamentarias. Según el rector, buena parte de los legisladores está muy interesada en reformular la normativa que rige al FDS.

 

*Noticia tomada de: http://universidad.edu.uy

 

Our website is protected by DMC Firewall!