Investigación. El equipo de López Mazz busca enclave de una ciudad del siglo XVI

Arquéologos uruguayos sumaron evidencia científica que permite confirmar que en el siglo XVI se  instaló el primer asentamiento europeo en el sur de América, en la desembocadura del río San Salvador, en tierras del departamento de Soriano.

Una escuela pública de la zona oficiará como laboratorio arqueológico del histórico lugar que fue buscado por el Estado desde el año 1800.

Estudios de carbono 14 revelaron que piezas halladas en dos enterramientos, alcanzan una antigüedad de mil años.

"Tenemos un sitio que clama por ser descubierto" dijo a El País el Director General de la Comisión de Patrimonio Cultural de la Nación, Alberto Quintela.

El arqueólogo José López Mazz, coordinador del proyecto de investigación "Diagnóstico y evaluación de las potencialidades del sitio arqueológico Río San Salvador", que llevan adelante la Comisión de Patrimonio y la Intendencia de Soriano, indicó que los vestigios descubiertos en un predio de cinco hectáreas, ratifican el contacto y la convivencia entre españoles y guaraníes.

Aparicio Arcaus, encargado del Museo Berro de Mercedes y representante de la comuna en la investigación, afirmó a El País que crónicas de la época revelan que la agresividad de otros grupos indígenas federados, entre ellos los charrúas, atacaron reiteradamente la ciudad de Zárate e incluso "la habrían quemado".

OCUPACIÓN. El área ubicada sobre la desembocadura del río San Salvador en el río Uruguay, presenta una ocupación prehispánica recurrente.

"Hay una cantidad de restos arqueológicos: óseos, líticos, cerámicos de distinta manufactura y épocas, en una superficie muy acotada, de 2.000 metros cuadrados, lo cual indica una reiterada ocupación del sitio durante los últimos 3.000 años", indicó Arcaus.

Los antecedentes históricos señalan que, entre 1527 y 1529, Sebastián Gaboto exploró la zona y fundó en ese lugar el fuerte San Salvador, abandonado por el asedio indígena.

En 1574, el adelantado Juan Ortiz de Zárate, fundó en ese mismo enclave geopolítico, la ciudad zaratina.

Cartas de la época, dan cuenta de que se solicitó al rey de España que ordenara su poblamiento ocho años antes de la primera fundación de Buenos Aires y nueve años antes de la fundación de Asunción del Paraguay.

La urbanización retomó la antigua estructura del fuerte de Gaboto, se incorporaron murallas y artillería y se generó un cinturón de chacras y rodeo. Se produjo también en esa zona la primera plantación y cosecha de trigo por parte de los europeos.

HISTORIA Y HALLAZGOS. El equipo de los arqueólogos dirigidos por José López Mazz halló en estas horas evidencia que confirma lo narrado en documentos históricos.

"Ahora podemos clavar una aguja sobre un mapa desplegado y afirmar que aquí hay un asentamiento del siglo XVI, emblemático por cuanto representa el inicio de la conquista del Río de la Plata", explicó López Mazz.

El científico indicó que hubo allí muchísima ocupación indígena. "Este era un lugar muy importante para ellos. Tal vez sea esa la razón por la cual Gaboto eligió el lugar".

Pruebas: pipas y balas de mosquete

López Mazz precisó que adentro de lo que fue un rancho doméstico, la cerámica de los europeos aparece asociada a la cerámica de los indios guaraníes.

Todos los documentos dan cuenta de que ellos recibieron muy bien a los españoles y que, por el contrario, las otras tribus ofrecieron resistencia.

"Haber podido marcar con precisión un asentamiento español nos permitirá pasar a otra etapa de trabajo, como la de reconocer el fuerte de Gaboto y la ciudad de Zárate, que en definitiva es de las mayores expectativas que tiene la gente" indicó el arqueólogo.

"Este fue un lugar muy importante. Fue de los primeros sitios españoles en el continente, previo a la fundación de Buenos Aires, y aquí mismo se plantó el primer trigo de América del Sur", agregó el jefe de equipo dispuesto por la Comisión de Patrimonio.

Además, en ese lugar se encontraron pipas y balas de mosquete para armas de avancarga.

"Consultas hechas en Europa confirman que son armas que comienzan a fabricarse sobre el año 1400, y por lo tanto coincide con la época de este asentamiento" aseguró López Mazz.

En una carpa de campaña también se exhibían restos de cerámica de grupos de indígenas chanaes que habitaron la zona en cuestión.

A la par se pueden ver piezas de la exploración subacuática, concretamente algunas estructuras náuticas correspondientes a un barco de la primera parte del siglo XVI, de las que hay muy pocas en el hemisferio sur.

*Artículo tomado del El País Digital (02.12.2012, 13:18 hs.), autores: DOLORES | DANIEL ROJAS

Our website is protected by DMC Firewall!