La maestría en Ciencias Humanas opción Lenguaje, Cultura y Sociedad y opción Teorías y Prácticas en Educación son objeto de una evaluación externa en el marco del llamado realizado por la Comisión Académica de Posgrado (CAP) de la Universidad en 2016.

La académica convocada esta vez es Mariangela Rios de Oliveira, profesora titular de Lengua Portuguesa de la Universidad Federal Fluminense, con amplia experiencia en evaluación de posgrados en Brasil, la que pone en juego a la hora de acercarse a estos dos posgrados. Para ella, esa mirada «de alguien que está por fuera» es importante, pero siempre «es necesario tener en cuenta la especificidad de la Universidad de la República (Udelar) y de Uruguay. No es una cuestión solamente de comparación. Es mirar teniendo en cuenta las características y especificidades de esta universidad», aclara.
La docente, que trabajó en el órgano superior de evaluación nacional de programas de posgrados de su país —CAPES (en portugués, Coordenação de aperfeiçoamento de pessoal de nivel superior)— explicó a este medio que la mayoría de las universidades en el vecino país son públicas (las mejores, a su entender) pero también hay privadas que reciben apoyo económico del gobierno federal y señaló que el sistema de evaluación es muy rígido. «Una vez que una universidad particular recibe dinero tiene que mostrar que ese dinero fue bien utilizado. No hay manera de tener un posgrado sin la CAPES supervisando».«Son centenas de universidades. Por eso hay un órgano federal. Pero también [los programas] tienen mucha autonomía para dividir el dinero, dar las becas, crear su perfil académico, etc. Este punto fue una de las primeras diferencias que mencionó la docente que hay que tener en cuenta cuando una persona se acerca a la realidad uruguaya: «acá hay una universidad», apuntó.
Consultada sobre si su concepto de las especificidades de cada país es equivalente al de cultura institucional manejado por Julio Pinto, Rios de Oliveira contestó que, por ejemplo, en Brasil los cursos de posgrado son gratuitos pero cada programa puede establecer el cobro de una matrícula «para hacer la prueba y candidatearse». Luego de que la persona es admitida, no debe pagar ningún otro arancel. Aclaró que esa matrícula o tasa no es cara pero sirve para gastos «del día a día», gastos básicos relacionados con el trabajo administrativo, la compra de material, etc. La idea general que existe en Uruguay y en la Udelar «de la gratuidad, [de que] todo es público, significa que ni siquiera se puede cobrar una tasa de inscripción. Son cuestiones del país que no es fácil cambiar».

Los tiempos, la calidad académica y la carrera docente

nUna de las cuestiones que más llamó la atención de la evaluadora fue el tiempo que a veces les toma a los estudiantes completar las maestrías. Explicó que en su país «si la persona está haciendo uso de una beca tiene dos años para terminar la maestría, si no está becado puede llegar a pedir un año más como máximo» y señaló que aquí los plazos se extienden mucho más. Asoció esto, en parte, a que «acá las tesis de maestría son casi tesis de doctorado. Hay un cuidado muy grande con esa cuestión académica. Por eso toma más tiempo. Maestría en Brasil son dos años, aquí pueden ser cuatro. Es porque es un trabajo más sustancial. Hay un cuidado muy grande en la calidad.
En Brasil hoy las maestrías son más rápidas. Las personas ya están mirando el doctorado. ¿Pero por qué somos así en Brasil? En mi país hay una emergencia de formar a las personas, el país es muy grande y precisa de mucha gente. Aquí la realidad no es esa. Aquí la gente tiene tiempo. Eso hace una diferencia típica de aquí», explicó.
Otro factor que en su opinión podría estar vinculado es la ausencia de un «sistema de carrera docente» en la Udelar. Muchos alumnos de posgrado son docentes y a diferencia de lo que sucede en el país norteño, «cuando ese docente termina el posgrado y se vuelve magíster, no tiene automáticamente un cambio en su categoría profesional. Necesita pasar por un concurso que puede demorar. Veo que no tiene una motivación económica, profesional para terminar», explicó. «Tenemos aquí profesores con maestría, doctorado y posdoctorado que aún están en la carrera docente como si fueran principiantes. Eso es muy desestimulante», sentenció.
Más allá de este punto relacionado a cuestiones generales de la universidad y que deben ser discutidas piensa que la evaluación puede tener un impacto a corto y mediano plazo, ya que hay también sugerencias que tienen que ver con aspectos administrativos y de infraestructura y agregó: «Muchas de las cuestiones que sugerí creo que fueron bien recibidas […] y coinciden con lo que señalaron otros evaluadores». «Me parece que hay una voluntad política de comenzar alguna cosas», opinó.

DMC Firewall is a Joomla Security extension!